¿POR QUÉ NO CONSIGUES TUS OBJETIVOS?

Cuando explico a lo que me dedico y el servicio que ofrezco, lo mas normal que es que la gente ponga cara rara, no se lo crea, se vaya o incluso que me llamen mentiroso.

El caso del día que me llamarón mentiroso fue algo que no se me va a olvidar en la vida.

Llevaba una semana abierto mi centro de entrenamiento, recién estrenado y con todo reluciente y con la motivación por las nubes.


Entra una mujer algo mayor con una complexión delgada y sin mucha pinta de hacer deporte. La mujer pregunta por el servicio, que cuánto cobraba por mi servicio y qué incluía.


Yo, muy formal y con mi discurso super bien ensayado en casa, se lo expliqué sin un solo error, a lo que la dulce mujer me suelta:


ESO ES MENTIRA


¿Por qué me contestó esto sin conocerme de nada?


Te lo cuento aquí abajo.


Seguro que antes de llegar a esta pagina web has estado también en alguna de estas situaciones:


1. Gimnasio de una cadena comercial:


Te marcas un objetivo, te apuntas a un macro gimnasio por 30€ al mes donde estas más perdido que un pulpo en un garaje. Con una cantidad de máquinas y de artilugios que no sabes ni si estas sentado del derecho o del revés. Si pides ayuda a algún supuesto profesional (si lo encuentras), te da una tabla sacada de un cajón donde les da igual si eres, María, Pepe, te duele el hombro o quieres perder peso. Te cansas al tercer día por no saber que estás haciendo y no vuelves.


2. El entrenamiento personal que acabó en circuito:


Te apuntas a un gimnasio personal, te prometen el oro y el moro y el día que llegas a la primer a clases es un circuito grupal con 10 personas más. Ya no es individual, eres un número más y tienes que adaptar tu nivel al del grupo y tus objetivo y necesidades si diluyen en el grupo. Te lo pasas super bien (si va con tu estilo el de morir en cada entrenamiento) o te mueres en el intento al querer llegar a un nivel que no es el tuyo o te lesionas.


3. Los influencer:


Entras en cualquier red social, ves a alguien con un cuerpo como el que te gustaría tener, te equivocas pensando que relación implica causalidad y te dejas guiar por él. En el peor de los casos y en la mayoría de casos, te lesionas y lo dejas o no te lesionas y no consigues nada porque los entrenamientos son una mierda.



4. Aplicaciones:

Tiras por un atajo y compras una app que cuesta 10€ al mes donde te mandan rutinas, otra vez sin individualizar, sin contextualizar y con un simple cuestionario que lo puede hacer un niño de primaria. Tres casos: revientas, te lesionas, te aburres o lo dejas, y muchas veces hasta varios a casos a la vez se dan.


¿Entiendes por qué la clienta me llamó mentiroso?


Ella había pasado por el punto 1 y 2 y en las dos le habían engañado y mentido. El hecho de que al venir a mi centro yo le contase lo mismo que algún otro en otro momento en su vida, como se suele decir, pagan justos por pecadores.


La mujer no lo hizo con mala intención, simplemente en la jungla que se está convirtiendo el mundo del entrenamiento, la reacción más normal es el escepticismo.


¿Y qué pasó con la mujer? ¿Se apuntó? Te estarás preguntado


Tras llamarme mentiroso yo le contesté que viniera a probar y si no cumplía algo de lo que le había dicho le devolvía su dinero en el acto y eso se aplica desde ahora, hasta siempre.


De esa historia hace ya mas de dos años y esa mujer sigue entrenando conmigo y ha alcanzado una calidad de vida y una salud que no se puede ni creer.


La historia de arriba no es más que una de las muchas que ejemplifican que el mundo del entrenamiento personal necesita un cambio urgente.


En el entrenamiento, como en cualquier otro aspecto de la vida, cada persona es un individuo único, con unas características, patologías, genérica, objetivos y necesidades diferentes y ante esta gran variedad de factores no se puede contestar con una rutina genérica donde todos son iguales.


Te dejo aquí las diferentes formas en las que te puedo ayudar.



2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo